GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO

Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA



SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger

El Quinto partido

Por Laura Aguilar Ramírez

Resultado de imagen para gifs de México

No cabe duda que el Mundial de fútbol mueve a millones de personas en todo el mundo.
Y sucede así con cualquier mundial.
Qué es un mundial? Es una plataforma en la cual todos los países se reúnen. Puede ser para jugar fútbol, para debatir algún tema en la ONU, para jugar deportes como en las Olimpiadas, etc.

Y porqué nos es importante?
Porque son nuestros representantes, porque son una parte de nosotros mismos, porque en ellos estamos nosotros.

Para México ha sido siempre difícil pasar del cuarto partido. Antes nos sacaban en la primer ronda, después hemos pasado a la segunda ronda con dificultades, como ahora que necesitamos ayuda de Corea al ganarle a Alemania. Y éso gritó todo México: "Corea, Corea"

Yo pienso que fué Dios quien permitió que México pasara a la siguiente ronda.
 Es increíble que un país campeón del mundo, que no falla, que parece maquinita de hacer goles, fallara tantos. Es increíble que el poste se interpusiera tantas veces, que la pelota volara por los aires en lugar de entrar a la portería rival.

Es cierto que los jugadores salen a la cancha a dar su mejor esfuerzo, pero también es cierto que el factor "suerte" como llaman los cronistas, juega un papel importante. Y ésta vez la suerte ha estado de nuestro lado. Ha habido muchas veces que los árbitros nos han sacado de los partidos, ha habido muchas ocasiones en que los mismos jugadores se decaen en su juego y en que la suerte nos ha volteada la espalda.

Yo no le llamo "suerte" sino voluntad de Dios. He aprendido a tratar de ver y de encontrar cuál es la voluntad de Dios en mi vida.

He aprendido a ver las maravillas que ha hecho Dios en México y por México.
He aprendido a amar a México.

Si. Para mí es difícil amar a un país con tanta violencia, a un país en el cual se tiene tanto y se desaprovecha tanto. Soy muy crítica y dura conmigo misma, con mis hijos, con mi esposo y por lo tanto, con mi país.

Para mí, el quinto partido ha sido la aceptación total de lo que soy. Y no es fácil.

Nací de un padre y una madre que me abandonaron a los nueve meses. Crecí al lado de una abuela que tuvo 4 hombres con los cuales tuvo hijos y que sin embargo, luchó sóla.
A mi madre sólo la volví a ver una vez. Tengo 6 hermanos de parte de mi madre a los que no conozco.
Tengo 4 hermanos de parte de mi padre con una mujer y otro hermano de parte de mi padre con otra mujer.
A pesar de haber sido junto con mi hermana, sus primeros hijos no vivimos con mi papá. Vimos cómo se iba a su casa con su mujer y sus hijos.
A mi hermano, hijo de mi mamá y papá, lo conocí a los 16 años. Para mí fué cómo encontrar a mi papá. Mi hermano se fué a vivir conmigo y para mí era como tener un pedacito de mi padre en mi casa.

Por muchos años, odié a mis ancestros españoles por no aceptar a mi abuelita. No conozco uno sólo de mi familia, a pesar de ser nieta de un español. La familia española desconoció a mi abuelito y rechazó a mi abuelita al quedarse viuda cuando murió mi abuelo. La abandonó a su suerte a pesar de tener un hijo pequeño.

Crecí escuchando cómo criticaban a mi mamá por irse con otro hombre, crecí escuchando cómo criticaban a mi abuelita, crecí escuchando que mi padre era de lo peor.

En el fondo de mí, me sentía avergonzada de la familia en la que nací. El amor por ellos se fué hasta el último rincón de mi corazón.

Admiraba a una vecina que tenía una bonita familia. Seguí a una tía que me hacía sentir bien, aunque me llevara por un camino equivocado. Después preferí a mi suegra y toda la diversión que me brindaba, a pesar de que mi razón me decía que no era correcto lo que hacían todos.

En el fondo, deseaba reafirmar mi personalidad. Me juntaba con personas que yo sentía de alguna manera, inferiores a mí, para sentirme bien. A pesar de sus errores y mejor dicho, por sus errores

Y todo éso, me llevó a una crisis, me llevó a la depresión y al suicidio.

El camino de vuelta de la locura total ha sido difícil. He aprendido a dejar que mi corazón hable antes que mi razón. He aprendido a perdonar. He aprendido a no callarme cuando hablan mal de mi mamá y de mi papá, porque yo soy testigo de que fueron personas maravillosas, que la mitad de lo que decían de ellos era mentira y la otra mitad, incomprensión.

El hombre que decían que era mi padre, tan malo y tan desobligado, nunca lo conocí. Era un hombre trabajador, esforzado, cariñoso, buen amigo. Nunca se desatendió de nosotros, siempre trató de reunir a sus hijos.

A mi madre, la entendí desde muy niña. Cuando veía cómo eran aquellos que la criticaban y hablaban mal de ella. Nunca le tuve rencor, simplemente mi corazón me decía que fué víctima de las circunstancias, que no supo luchar contra un mundo en el cual los pobres no tienen oportunidad, que no supo luchar contra sus propios sentimientos de inferioridad.

A mi abuelita la amé por sobre todos. A pesar de lo que todos gritaran de ella, a pesar de que la criticaran.

Pero no siempre fué así. Me fuí de la casa porque me avergonzaba. También me avergonzaba mi abuelita. Su familia no la aceptaba ni tampoco a mi papá.

Estuve fuera más de un año, en un grupo de autoayuda. Regresé dispuesta a ayudar a mi familia. Regresé dispuesta a dar la cara por ellos, a gritarle al mundo que mi familia no era lo que decían. Deseaba que la vieran con mis ojos, con tanto amor como yo los veía. Y es que yo los veía con los ojos de la realidad. Eran personas maravillosas. Eran generosos, amables, amistosos.

Muchas veces ví a mi papá trabajar y cobrar mucho menos de lo que otros cobraban, porque él entendía que la gente no podía pagar precios tan elevados.

Mi padre tenía muchas habilidades: era buen conductor, era buen mecánico y buen hojalatero. Sabía de construcción y tenía habilidad con las máquinas. Sabía cocinar, coser. En fin...era un estuche de monerías.  Cualquiera se podría pensar porqué no era rico. Era simpático, tenía "labia" como decimos, pudo encandilar a la gente y abusar de ella como hacen muchos. Y no lo hacía.

A mi padre lo asesinaron por ello, por ayudar a la gente pobre, porque puso a disposición de ellos todas sus habilidades. Mi padre pudo ser rico y no lo fué.

Muchas veces ví a mi abuelita ayudar a personas aún cuando ella misma tuviera que pedir prestado. Ví pasar por la casa no sólo a sus hijos cuando no tenían un techo dónde vivir, sino a una ancianita a la cual su familia no quería y no cuidaba. La encontró llorando en la calle, la llevó a la casa donde estuvo unos días. La convenció de regresar con su familia y le prometió que no la íba a dejar sóla. Mi abuelita me enviaba todos los días a llevarle su comida, a estar con ella un rato para que no se sintiera sóla.

Me tocó ver cómo la trataban. Un día me cachó una de sus hijas y me corrió. Me dijo que no necesitaba que le lleváramos comida y que ella sabía tratar a su madre como merecía. Ví cómo la viejecita se quedó llorando cuando la puerta se cerró tras de mí. Su hija era dura con ella no sé porqué razón.

Ví a mi abuelita ayudar a una señora con una niña con síndrome de down. Pidió prestado a pesar de saber que no le iban a regresar nunca ése dinero, para que la llevara a un doctor. Lo mismo hizo con otra señora a la que abandonó su marido con tres hijos y tenía un niño enfermo de un pie. La llevó a la casa a vivir, le pagaba el camión para que lo llevara al DIF al doctor... sin embargo, ésa mujer en lugar de llevar a su hijo al doctor, se iba a espiar a su esposo que vivía con otra mujer. Mi abuelita se enojó mucho, la regaño, le dijo que su hijo era primero y la mujer se fué de la casa sin querer entender.

En fin, ví a mi abuelita ayudar a muchos más, a pesar de saber que no la entendían, a pesar de saber que la gente sólo deseaba su dinero y no podía ver como ella miraba la cuestión: que sus hijos eran primero, que sus hijos las necesitaban. No podían ver que sus padres las necesitaban. Mi abuelita fué como la voz que grita en el desierto. No se calló nunca a pesar de que no la escuchaban.
´
Para mí, ése es el quinto partido que el pueblo mexicano no gana. La aceptación total de su nacionalidad. La aceptación total de lo que somos: un pueblo mestizo, nacido de india y español.

Un pueblo amado por Dios, tan amado que envió a la mismísima madre de Dios en su advocación de la Virgen de Guadalupe a pedir una casita en ésta tierra, la misma que le dijo a San Juan Diego "juan dieguito, el más pequeño de mis hijos, no estoy yo aquí que soy tu madre? ¿no estás bajo mi amparo y protección?"

Ese es el México que yo veo. Un pueblo mestizo que sabe amar, ayudar, que es amigo de los amigos y amigo de los enemigos como mi abuelita y un pueblo con muchas habilidades, pero generoso, puestas a disposición de los más humildes como mi papá.

Un pueblo que se ha ido muchas veces a bailar al carnaval de la vida, un pueblo que se ha ido muchas veces por el lado de la violencia para solucionar sus problemas, un pueblo que se ha vestido de guero muchas veces a pesar de su piel morena.
Un pueblo que se ha negado a aceptarse a sí mismo como un pueblo generoso tal como Dios lo creó.

Pero principalmente, un pueblo que se ha querido alejar de Dios, que se niega a aceptar lo generosos que Dios ha sido con él, un pueblo que ha votado por el aborto, por la legalización de matrimonios homosexuales, por la educación a los niños que les enajene la mente.

Un pueblo que rechaza a Dios, al Dios que lo creó y que lo ama profundamente. Un pueblo que se sabe amado por Dios, pero que rechaza a Dios porque sabe que cuando Dios ama y da tanto como lo ha hecho con nuestro país, es para que sirva al mundo de ejemplo.

Nos toca cargar al Cristo. No podemos andar en la procesión.

Para ganar el quinto partido, necesitamos aceptar la voluntad de Dios. Aceptar que como México no hay dos, que Dios se recreó en nuestro país, no porque lo merezcamos, sino porque el pueblo indígena del que procedemos, lo siguió cuando le dijo que dejara Aztlan, lo siguió por caminos difíciles y fundó su ciudad en un lugar inhóspito lleno de lodo y agua como Dios le indicó. Tal como lo hizo con el Abraham de la Biblia.

Aceptar que nuestro país es una maravilla. Alguien lo vió como el cuerno de la abundancia. Si uno se fija en la forma que tiene nuestro país, podrá ver que lo parece. Como también parece una jarra con un asa en el cual tomar. Hasta en éso, podemos ver la mano de Dios.

En nuestro país, existen desiertos, mares, volcanes increíbles hasta con forma de mujer, payas cálidas que no sólo brindan calor sino pescados y moluscos. Tenemos una gran historia dejada en nuestras pirámides que sorprenden a todos. Tenemos una ciudad que ha permanecido en donde fué fundada, porque fué el sitio que Dios dijo que se hiciera.

Una ciudad que después recibió a la Virgen de Guadalupe y le hizo su casita como ella lo pidió.
Una ciudad que ha hecho no una, sino tres basílicas para que quepan más fieles.

En nuestro país existe gran variedad de maíz, de hortalizas, de frutas, de verduras como ningún otro país del mundo. En nuestro país existe gran variedad de peces como en ningún otro país del mundo.
En nuestro país existe gran variedad de paisajes, de playas. Ninguno se repite. Es como si Dios se hubiera esmerado en hacerlo.

Y ahora con la visión católica que tengo, puedo entender porqué. Porque fué elegido como lugar en donde la Virgen, la mismísima madre de Dios pidió una casita. Fué hecho para ella. Somos su pueblo, sus juandieguitos. Ella es nuestra protectora, nuestra patrona, nuestra intercesora.

La Virgen de Guadalupe es una advocación de la madre de Cristo, con el bebé dentro de su vientre.
Ella misma es la señal dejada en el ayate de Juan Diego. Dice la Biblia que una gran señal apareció en el cielo: una mujer vestida de sol, rodeada de estrellas, que gime con dolores de parto.

Esa señal es la Virgen de Guadalupe. Y somos su país.

Resultado de imagen para gifs de virgen de guadalupe

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Archivo del blog

TRANSLATE


EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified